Adolescencia y... me voy a vivir con papá



Esto de tener un alter ego puede parecer de lo más liberador al principio. Pero si no lo haces bien de verdad y no sabes estarte callada, como es mi caso, en seguida vuelves a ser tú, y vuelta la mula al trigo. Esto me está enseñando que todos tenemos una historia deseando salir a la luz, y la mía parece que por fin se está reconciliando conmigo. A través de mis orejas y discutiendo a pleno grito yo a quien tengo es a la señora culpa. Y la verdad es que ya está bien. Además, no soy ni más ni menos que como el resto de las madres que han vivido una separación, con su correspondiente pack de aventuras.

Abreviando, nos ponemos en la situación por la que ninguna madre planea pasar: tener que hacerles pasar a sus hijos por la experiencia de dejar de vivir siempre con papá y mamá, todos juntos. Y digo todos juntos porque con papá y mamá, los pollos nunca dejaron de vivir. Desde el minuto uno su petición fue queremos seguir estando con los dos, y así se fue haciendo. Unas etapas más ordenadamente que otras, pero bastante antes de que estuviera escrito en ningún papel, ni fuera un tema de tanta actualidad como ahora, lo nuestro era una custodia compartida en toda regla, y así fue durante varios años. Pero en los últimos, vivían los dos conmigo.

Como tengo poco de madre ñoña me pareció que quizás fuera buena idea tener vida propia. Sobre todo, después de comprobar que mis dos pollos eran la verdadera razón de mi existencia, pero no la única. Ya saben, la misión principal era mantenerme cuerda. Y tener vida propia trajo consigo la entrada en escena de nuestro querido pájaro al mando. Dato a tener en cuenta: no vivíamos en la misma ciudad. No es para tanto, eran treinta kilómetros, pero para convivir la cosa se complicaba. Acabamos en la ciudad más grande y con más posibilidades de desarrollo y facilidades y los pollos decidieron que se unían a la fiesta a tiempo completo.

Ya estaba la nueva vida en marcha. Meeeec. Error. El guión no lo hago yo, ¿pero de verdad que aún no lo había aprendido? La polluela puso toda su ilusión en adaptarse e hizo buenos y muchos amigos,  pero la  superpandilla de la ciudad de origen tiraba lo suyo. Además de que allí surgió lo inevitable en pleno proceso de adaptación: un novio de esos que encima son buenos chicos. Y llegamos a lo que tenemos hoy: al año siguiente abandonaba el nido. No hubo razonamiento posible que me hiciera sentir menos culpable. La caída fue en picado y hasta el fondo. Yo había movido el nido, y yo era la culpable de que volara. Así lo veía.

Pero hoy, mi gente, y sobre todo ella misma, me han hecho entender lo que de verdad importa, y paso a detallarlo:

- Una madre es una madre siempre y nunca deja de serlo. Perogruyada, puede, pero no está de más grabarselo a fuego. Da igual donde esté, será por comunicaciones hoy en día.

- Ninguna decisión es para siempre. Menuda es la vida, la batuta es suya. Y esta polluela me ha dicho con muy buen criterio: "simplemente este no es nuestro momento, pero habrá más". Así, en directo, sin playback.

- Una aclaración a todos los que me apoyan y valoran, insensatos ellos, y me dicen que soy generosa por permitir que ella eligiera. Generosidad es compartir lo que se tiene. A los pollos no los tengo en propiedad, si fuera así lo mismo hubieran sido facturados en avión sin vuelta en momentos de arrebato.

- Yo tengo muchas habilidades sin estrenar, pero afortunadamente la empatía la uso bastante. Con quince años una se enamora y quiere estar con su grupo y donde se considera integrada. No entender que eso no significa limpiar a sus padres de un plumazo es que va haciendo falta repetir primero de madre.

- Estamos en contacto constantemente. Bueno, vale, ya confesé que a veces no dejo que me delate el doble check, pero es que hasta en la distancia son intensitos ¿eh? Pero ojo con llorarle todo el rato a ella.  Y tampoco por las esquinas. Tiene derecho a vivir su vida, y yo debo hacer la mía, que bastante me cuesta a veces, dicho sea de paso.

- La culpa se muere si no se le da de comer. Aquí ya empezó el ayuno, y lo que le rondará morena. Se tomó una decisión cabal, la que en su momento se consideró mejor atendiendo a muchos factores. Que tomen nota los pepitos grillos, que se están quedando sin curro. Carpe diem a tope, y si, yo también. No hay culpas ni culpables, lo que hay es una vida, no me cansaré de repetirlo, que es una auténtica montaña rusa. Y no hay nadie a los mandos.

Sólo me queda añadir que sé que ustedes han estado a mi lado este último año. Y me parece natural evolucionar todos juntos, y aprender todos juntos. Debe ser la milésima vez que les doy las gracias, pero lo hago una vez más. Además, en las últimas horas hemos dado un viraje que todavía nos traerán más experiencias a este Nido mio y de ustedes, y que, en cuanto pueda darles detalles, serán los primeros en conocerlos. Ampliaremos horizontes, ¡pronto les contaré!


39 comentarios:

Vigopeques dijo...

Ohhhhh, que bonito lo que has escrito y cómo lo has escrito. Ojalá todas las madres fuéramos como tú, con tanto criterio y tanto sentido común, que ya cuando se junta con el humor hacen de ti un ser excepcional e irrepetible. Afortunadamente para tus hijos tienen una madre única, enhorabuena polluelos!

Lucía dijo...

Fuera culpabilidades eh!! Yo con 18 años tomé la misma decisión que tu hija por el mismo motivo, say hija de madre soltera y vivíamos con mis abuelos desde que nací, ella rehízo su vida pero yo no me adapté a vivir en la city , u no pasó nada, pasé 1 año viviendo con mis abuelos pero después empecé la universidad y por comodidad de transporte me volví a vivir con ella, sin culpas, sin remordimientos y sin echarnos nunca nada en cara, respeto mutuo ante ambas decisiones por las 2 partes. Por otro lado piensa que seguro que si tuviera la oportunidad de haberse ido a vivir con su novio seguro que hubiera echo eso ja ja ja , y algún día tendría que pasar no?? Un beso y un abrazo muy fuerte! !

Margarita Plaza dijo...

YO tambien tome esa decisión hace años, primero me fui con uno y luego con el otro y siempre sin rencores. Cuando uno no se adapta busca su camino.... No te sientas culpable!!!

Catalina Villar dijo...

Muchísimas gracias, te aseguro que si les preguntas a ellos bajaría unos cuantos escalones de ese lugar en que me pones, jajajaja

Catalina Villar dijo...

Supongo que es algo demasiado arraigado en las madres. Se nos considera la unión de la familia y que nunca podemos fallar. Y se nos supone presencia constante e incondicional. Salirse de ese guión supone descargarse de mucha genética, mucha carga que se puesto sobre nosotras. Fríamente lo tengo claro, luego claro hay días peores que no soy nada objetiva.
Muchas gracias por tu comentario y por estar ahí.

Catalina Villar dijo...

Muchas gracias!! Me encanta que me comentéis desde "el otro lado", me ayuda mucho.

paula sd dijo...

¿ves como tengo razón? Eres todo sabiduría y sentido común . Digna de admiración.

Besos a tus polluelos (que ni con 90 años o en el fin del mundo dejarán de serlo)

paula sd dijo...

¿ves como tengo razón? Eres todo sabiduría y sentido común . Digna de admiración.

Besos a tus polluelos (que ni con 90 años o en el fin del mundo dejarán de serlo)

Catalina Villar dijo...

Tú tienes mucho que ver con el apoyo recibido este último año, y con la salida de este post. Gracias especiales a ti.

Catalina Villar dijo...

Tú tienes mucho que ver con el apoyo recibido este último año, y con la salida de este post. Gracias especiales a ti.

Bebé a Mordor dijo...

Es fantástico leerte, me gusta que tengas esa predisposición y actitud. Cero culpabilidades, la vida sigue y evoluciona. Rápido, normalmente, en lo que se refiere a los hijos.
¡Un abrazo!

Merak Luna dijo...

Que gusto leerte. Eres un auténtico ejemplo de coherencia y responsabilidad. Deja volar la culpa, que no te mereces convivir con ella. Besos

Merak Luna dijo...

Que gusto leerte. Eres un auténtico ejemplo de coherencia y responsabilidad. Deja volar la culpa, que no te mereces convivir con ella. Besos

Catalina Villar dijo...

Me estáis emocionando, mil gracias!!!

Mónica Lemos dijo...

Genial moza! Así es la vida! Has gestionado genialmente las emociones! Un oleee! Además... Ese humor es un bálsamo puro! ;)
Me encanta eso de ampliar horizontes! Muaa!

Mónica Lemos dijo...

Genial moza! Así es la vida! Has gestionado genialmente las emociones! Un oleee! Además... Ese humor es un bálsamo puro! ;)
Me encanta eso de ampliar horizontes! Muaa!

adriana del rio dijo...

Leerte es increíble, por que escribes desde el corazón y con mucha sinceridad. Me quedo con la frase: "La culpa se muere si no se le da de comer" y de ahora en adelante, la adopto en mi vida. GRACIAS!

Catalina Villar dijo...

Muchas gracias.

Catalina Villar dijo...

Yo estoy por grabármela!!Muchísimas gracias.

paula sd dijo...

Siempre sabes donde estoy.besazos

Izaya Iglesias dijo...

Ains qué post tan de aprendizaje y sabiduría, que nos va dando estas vivencias.
Gracias por.compartirlas

Zulema de Mamá es bloguera dijo...

¡Me quito el sombrero! pero ya lo sabes!! muackkk

MI PADRE ES GUAPO Y MI MADRE ES LISTA - Blog para Padres Inquietos dijo...

Qué manera tan sabia de gestionar ese momento tan insatisfactorio para una madre Cata. Eres un ejemplo de que la culpabilidad no conduce a ningún sitio. Tus polluelos (ahora no pero cuando se les bajen las hormonas será el momento) estarán orgullosos de ti.

Maria Crochet Tejiendo Klingon dijo...

Creo que habría que darte la enhorabuena; pocos matrimonios que se han separado han sabido llevar tan bien la custodia de los hijos sin abogados de por medio y sin ganas de venganza y fastidiar al otro. Por otro lado, al igual que tu decidiste mudarte, tu hija también puede decidir en su vida; ¿es una decisión acertada? ¿no lo es? el tiempo lo dirá pero, sobretodo, sabe que siempre podrá contar contigo :) una madre comprensiva, empática, que la respeta y la quiere.

Pasky, El rincón de mi recreo dijo...

Pues sí, eres toooooooooooodo generosidad, y comprensión, los polluelos volamos, pero gracias a quienes nos enseñan a ello. Sinceramente y sin peloteos, porque no nos conocemos, es para quitarte el sombrero, no siempre las parejas separadas son capaces de llegar a lo mejor por los hijos. Y sientete orgullosa, porque repito, para volar nos tienen que enseñar ( aquí una que tambien lo hizo a otro nido con muchos kms de por medio) ah! y si, a la culpa ni una miajina, como decimos en mi tierra ;)

Catalina Villar dijo...

En momentos de cordura, claro... Gracias!!!

Catalina Villar dijo...

Gracias por leerme, no sabéis lo que me ayudáis!!!

Catalina Villar dijo...

Quita quita que aquí para maestra tú!!!

Catalina Villar dijo...

Ay Yolanda, si yo dominara la practica igual que esta teoría...

Catalina Villar dijo...

Muchas gracias!!!

Catalina Villar dijo...

Muchas gracias!!!!

Catalina Villar dijo...

Muchas gracias!!!!

ismary lithgow dijo...

Me ha encantado el post por tu madurez materna, cuanto ayuda a los hijos este apoyo

Catalina Villar dijo...

Muchas gracias!

Catalina Villar dijo...

Muchas gracias!

Hamchi dijo...

A mis polluelas les quedan unos años para encontrarse en esa tesitura, espero que nunca se de ese caso. Besos siempre Cata

Catalina Villar dijo...

No se cruzan los puentes si todavía no existen, Hamchi. Muchos besotes!!

Catalina Villar dijo...

No se cruzan los puentes si todavía no existen, Hamchi. Muchos besotes!!

DianaF dijo...

Qué bonito, duro y generoso esto de la maternidad. Muchas gracias por compartirlo, Cata.
Un abrazo inmenso!